¿Qué es cinEStudiando?

Es un proyecto didáctico cuyo objetivo es la creación de tareas basadas en cortometrajes para su utilización en la enseñanza y el aprendizaje de ELE. En cada edición de cinEScultura el equipo organizador escoge cortometrajes de visionado libre en internet adecuados para su uso en contextos educativos. A continuación, desarrollamos para cada corto seleccionado una unidad didáctica completa con tareas variadas, receptivas y productivas, que presentamos como un menú o carta a elegir según las necesidades y el gusto del destinatario. Se favorece así en cada caso la práctica libre de un abanico de destrezas orales y escritas tanto de comprensión como de expresión. El encadenamiento de las tareas es progresivo, desde las introductorias o facilitadores iniciales hasta las tareas finales de comprobación y cierre de la unidad.
 
Cada propuesta didáctica está precedida de un esquema con informaciones orientativas sobre su nivel según el MCER, las destrezas y funciones comunicativas que se trabajan, los contenidos léxicos y gramaticales incluidos, además de las referencias socioculturales presentes en el cortometraje.
 
cinEScultura se organiza en parte como curso de aprendizaje colaborativo por proyectos inspirado en enfoques didácticos y pedagógicos basados en el aprendizaje comunicativo, el constructivismo social, la psicología humanista y la inclusión educativa. Fomentamos un aprendizaje lingüístico intercultural mediante un proyecto que permite al mismo tiempo el aprendizaje práctico y experiencial de la gestión cultural. De ahí que el fruto de nuestro trabajo queramos compartirlo libre y altruistamente con todas aquellas personas que creen como nosotros en este tipo de educación, respetuosa con los valores sociales e individuales y el entendimiento intercultural.
Abogamos por la utilización de cortometrajes en la enseñanza de lenguas y son muchas las razones que avalan este medio artístico de comunicación como instrumento de enseñanza.
 
Lengua, cine y cultura
 
Es obvio que una lengua es el instrumento de representación y comunicación que comparten los miembros de una o más sociedades y que en él se manifiesta la idiosincrasia de sus correspondientes culturas. Cada lengua es, por tanto, una llave de acceso a las culturas que integra. El cine es otra llave: abre la puerta a una representación en la que los espectadores reconocen aspectos de sus realidades y sueños, de sus problemas y alternativas; nos sitúa ante encrucijadas y decisiones conocidas o por conocer que, consciente o inconscientemente, interiorizamos de manera empática porque nos emocionan en mayor o menor medida. Pensamientos, palabras, miradas, gestos, actitudes, vestuario, música, paisajes, acciones, interacciones… todo en el cine remite a códigos universales y / o particulares que hacen de él una clave de acceso a maneras de pensar, comunicar, actuar e interactuar, en suma: a maneras de vivir en el marco de una cultura concreta. Por consiguiente, el cine es un puente intercultural que nos acerca a personajes reconocibles o que queremos conocer, es un mediador que contextualiza lo que en un simple texto carecería de los referentes fundamentales que nos proporciona esa mirada indiscreta que hace posible estar “viendo” y “viviendo” in situ el relato.
 
 Aprendiaje de idiomas y cultura: lenguaje, interpretación y traducción audiovisual
 
Admitiendo que en la pantalla de un cine vemos proyectados muchas veces nuestros sentimientos, sueños y frustraciones, no podemos sino admitir también que, especialmente en los cortometrajes, se ven reflejados de forma condensada actos comunicativos concretos en torno a uno o dos temas centrales y en una situación contextualizada, lo que nos permite interpretar mejor los contenidos. Los cortos son, por tanto, un material idóneo que vehicula y facilita de manera concisa e integral el aprendizaje de contenidos funcionales, gramaticales, léxicos, socioculturales e incluso estratégicos. Y no sólo eso, sino que, a diferencia de otro tipo de materiales, todo ello se produce en este soporte de manera global, integrándose los canales auditivo, visual y kinestésico. No sólo escuchamos los textos, sino que también nos fijamos en el lenguaje no verbal y nos involucramos emocionalmente mediante las impresiones, sentimientos, recuerdos y asociaciones que liberan en nosotros las imágenes en movimiento y el encadenamiento de las secuencias. De este modo, la presencia de los tres sistemas de representación garantiza una recepción adecuada independientemente del estilo de aprendizaje. Otra ventaja es que, de igual manera que en el aprendizaje natural en inmersión, se despliega ante nosotros un contexto integral con la mayoría de los elementos que intervienen simultáneamente en un acto comunicativo, lo que nos permite reconocer, descifrar e interpretar más fácilmente las funciones pragmáticas implícitas. El montaje y la narración nos proporcionan el valor añadido que supone una variedad de informaciones sobre el desarrollo de la historia que jamás recibiríamos en una situación real en tan poco tiempo ni desde nuestro único punto de vista. El lenguaje audiovisual, al incorporar todos los canales que intervienen en la comunicación, permite una contextualización ideal para una correcta interpretación y traducción audiovisual: la que siempre hacemos de manera natural, consciente o inconscientemente, en situaciones de inmersión lingüística.
 
Didáctica y metodología
 
Actualmente vivimos en la era de la digitalización y la cantidad de material audiovisual que consumimos aumenta exponencialmente. En el caso concreto de las generaciones más jóvenes constituye un hecho diferencial que facilita y justifica aún más la utilización de cortos para la enseñanza de idiomas. Desde el punto de vista didáctico, supone un acercamiento a sus gustos y necesidades, a los soportes digitales que utilizan y marcan la identidad cotidiana de “su mundo” audiovisual: móviles, tabletas, portátiles, etc. Desde el punto de vista pedagógico, los cortometrajes que presentamos en cinEStudiando están seleccionados atendiendo a los criterios constitutivos de una sociedad democrática, plural, tolerante, diversa, paritaria, solidaria, crítica e integradora. En este sentido, es un aval añadido la empatía que se puede establecer tanto por el uso de soportes digitales familiares como por los temas de los cortometrajes, precisamente en una fase adolescente o joven de la vida en la que cobran tanta importancia la amistad, el amor, las relaciones familiares, los conflictos sociales, el contacto con otras culturas, etc. Elementos característicos del cortometraje, como el humor, los equívocos, las sorpresas, el suspense o la creatividad, contribuyen al entretenimiento y a la identificación, lo que puede motivar a los estudiantes a interesarse por otros cortos, vídeos, documentales, blogs u otros textos sobre el tema, l@s cineastas o l@s protagonistas: una fuente de input de valor incalculable para seguir aprendiendo de manera autónoma mediante una aumento de la exposición a la lengua meta sin necesidad de currículo, deberes o marco institucional.
 
Cada maestrillo tiene su librillo
 
Las propuestas didácticas que os presentamos aquí pretenden ser únicamente un punto de partida para los profesionales de ELE poco habituados a la utilización de material cinematográfico en clase. No se trata, pues, de una “guía ejemplar”, sino de simples sugerencias para familiarizarse con el uso de cortometrajes en el aula, reparar en sus múltiples posibilidades didáctico-pedagógicas y despertar la creatividad de todo profesional de la enseñanza que fundamente su trabajo en las necesidades e intereses de sus estudiantes. El tradicional dicho “Cada maestrillo tiene su librillo” subraya, por una parte, la peculiaridad didáctico-metodológica de cada profesor más allá de consideraciones o planteamientos generales. Por otra, los actuales marcos teóricos en didáctica de las lenguas y sus implicaciones metodológicas no hacen sino reforzar dicha particularidad, entendida como el papel del profesor en tanto que experto y ayudante puntual en los procesos de aprendizaje de un grupo concreto de personas, cuyas características, necesidades e intereses ha de tener en cuenta para su praxis. Además, considerando la diversidad real de materiales, manuales y aplicaciones curriculares, amén de la natural heterogeneidad de los grupos, se echan en falta frecuentemente unidades didácticas abiertas que no impliquen la realización a pies juntillas de unos pasos obligatorios para todos. Todas estas razones nos llevan a plantear nuestras propuestas como unidades que, a pesar de estar enmarcadas en una estructura predeterminada, también están abiertas a la intervención del profesor, a la adaptación e implementación de actividades según su propio criterio. Os ofrecemos, pues, un menú en el que la elección de los platos depende de la necesidad, conveniencia o pertinencia que cada contexto puntual de enseñanza-aprendizaje plantee. El diminutivo “maestrillo” no tiene en este caso un valor empequeñecedor, sino afectivo y reivindicativo: cada enseñante es, como mínimo, corresponsable de valorar la conveniencia del tratamiento de determinados contenidos y la práctica puntual de destrezas según el tiempo disponible y las necesidades concretas. De ahí la propuesta de menú o carta a fin de que, a partir de los cortos, las actividades planteadas y las ideas propias, cada uno pueda desarrollar libremente las unidades didácticas que más sentido tengan en los respectivos contextos de enseñanza.
El material didáctico que presentamos en cinEStudiando está confeccionado según los criterios descritos más arriba, es de utilización libre e implementa el visionado de cortometrajes accesibles en internet de manera gratuita: ¡que aproveche!
Si el menú es de vuestro agrado, os agradecemos que nos valoréis positivamente en las redes sociales del festival, aunque sea con un simple clic, y que recomendéis nuestras tareas a quienes puedan servirles.
 
Das didaktische Material finden Sie hier